UCRANIA SACA LAS GARRAS” TROPAS UCRANIANAS ATACAN CON TODO EL DOMBAS DESPUÉS DE LA RETIRADA RUSA

Un representante del autoproclamada República de Lugansk denuncia cuatro ataques de las fuerzas ucranianas contra la región del Donbass en el este de Ucrania.

Las fuerzas gubernamentales ucranianas han bombardeado cuatro veces en las últimas 24 horas la región del Donbass, donde se encuentran las repúblicas autoproclamada de Lugansk y Donetsk, lo que constituye una violación del alto el fuego estipulado en los acuerdos de Minsk suscritos para poner fin al conflicto.

Las Fuerzas Armadas de Ucrania han violado groseramente el régimen de alto el fuego utilizando armas pesadas que, según los acuerdos de Minsk, deben ser retiradas.

Han informado los representantes de Lugansk en el grupo de control del alto el fuego ucraniano ruso, según la agencia de noticias independiente rusa Interfax.

La denuncia forma parte de una declaración emitida por representantes de la autoproclamada República Popular de Lugansk, en la cual se especifica que las fuerzas ucranianas han utilizado morteros, lanzagranadas y una ametralladora en cuatro incidentes distintos.

Sin embargo, hasta el momento no han reaccionado a esa denuncia ni Ucrania ni la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa o ZEE, encargada de supervisar la situación en el este de Ucrania, pero que ha retirado algunos de sus observadores en los últimos días.

De acuerdo a una fuente diplomática citada por la agencia británica de noticias Reuters, los observadores de la OSCE han confirmado múltiples incidentes de bombardeos a lo largo de la línea de contacto entre los independentistas y las fuerzas gubernamentales ucranianas.

Desde 2014, la región oriental de Ucrania es escenario de combates entre las fuerzas de Kiev y los independentistas e incidentes como los del miércoles se han repetido muchas veces, pero cualquier escalada en el conflicto de años entre los separatistas respaldados por Moscú podría avivar aún más las tensiones entre Rusia y Occidente.

Moscú, en reiteradas ocasiones ha rechazado ser parte del conflicto en Ucrania y acusa al Occidente, encabezado por Estados Unidos, de incitar a Kiev a intensificar el conflicto con los separatistas y de esta manera desencadenar la crisis de inseguridad en las fronteras occidentales del país euroasiático.